Warning: Creating default object from empty value in /home2/abcroi/public_html/paeblog.com/wp-content/themes/canvas/functions/admin-hooks.php on line 160

Entrenamiento para la obediencia de los perros

formación

Para muchas personas, lo primero y más importante que harán con un nuevo cachorro es ponerlo en entrenamiento para su obediencia. El entrenamiento les enseñará cómo comportarse en determinadas situaciones que de forma casi segura encontrarán en algún momento de sus vidas. Sin embargo, algunos propietarios, o bien no pueden afrontar el entrenamiento de obediencia, o deciden que prefieren hacerlo ellos mismos. Así pues, aquí hay un breve resumen de lo que puedes obtener con ese entrenamiento para ayudarte a determinar si tu perro se beneficiaría con él.

Las ventajas del entrenamiento de obediencia para perros

Para empezar, los perros en el entrenamiento de obediencia aprenden rápidamente a responder a específicos, bien pronunciados comandos. Esto también significa que debes aprender a dar esas órdenes. Muchas personas descuidan su parte del trato en la propiedad del perro. Sienten que la carga se encuentra en su perro, y no en ellos mismos. Piensa en el entrenamiento del perro como una calle de dos vías y este será mucho más eficaz. Estos son algunos ejemplos.

Liderazgo – En el entrenamiento de obediencia, aprenderás cómo hacer valer tu dominio sobre el perro para mostrarle que estás a cargo en todo momento y que él debe escucharte a ti. Si estas conductas se repiten en tu casa, al perro le será mucho más fácil seguir tu dirección. El liderazgo Alfa es la piedra angular de toda buena formación.

Comandos básicos –El entrenamiento de obediencia te proveerá de los comandos básicos como sentarse, permanecer, inclinarse, hablar y quedarse quieto – conceptos básicos que harán que tu perro responda mejor cuando realmente importe. Estos cuatro comportamientos son el fundamento de todo lo que necesitas para enseñarle otros trucos más tarde.

No morder o ladrar – Dos de los mayores problemas que un perro puede tener son morder y ladrar. Los diferentes niveles del entrenamiento de obediencia pueden hacer frente a estas conductas específicas y aseguran que tu perro no actúe fuera de la línea. El morder en particular, debe tratarse a una edad temprana.

Caminar – ¿Estás cansado de tener un perro que se tire en la calle? En una buena clase de entrenamiento, aprenderás a controlar los movimientos de tu perro, le impedirás correr alrededor tuyo y lo ideal será enseñarles a sentarse e inclinarse cuando sea necesario en las esquinas y cuando otros perros pasen caminando.

El entrenamiento de la obediencia del perro es importante en muchas formas, ya que proporciona la base para todos los problemas que puedan surgir en el hogar. Si tu perro es menor de un año o, simplemente, no se comporta bien, considera una clase para ayudarte a empezar.

Cómo llevarlo a cabo en el hogar

Por supuesto, el entrenamiento de obediencia es sólo el comienzo. Tu perro puede aprender algunos trucos básicos en la clase, pero si no puede llevar adelante lo que ha aprendido de vuelta en casa, buena suerte manteniendo ese control. Tienes que ser consistente, mostrar a tu perro que estás a cargo en todo momento y asegurarte de que todos en el hogar también puedan seguir lo que has enseñado a tu perro en el entrenamiento.

Recuerda que tu perro sólo hará lo que se le enseñe a hacer. Tú debes ser consistente, tranquilizador y efectivo para mantener los comandos que das. En el segundo que inicies una palabrería u olvides reafirmar tus comandos, el perro comenzará a volver a los comportamientos originales que trabajaste tan duro por eliminar con el entrenamiento.