Warning: Creating default object from empty value in /home2/abcroi/public_html/paeblog.com/wp-content/themes/canvas/functions/admin-hooks.php on line 160

La Noche que Zeus Casi Murió … (primer capítulo)

Un domingo tranquilo volvíamos nosotros dos y Zeus de caminar, al doblar una esquina para subir la pendiente hacia nuestra casa vimos a dos perros que venían corriendo hacia nosotros. No había ninguna persona que iba con ellos. Vimos que no llevaban bozal y que eran de los perros potencialmente peligroso. Es decir uno seguro que era un Pitbull y el otro (más pequeño) parecía un Staffordshire. Nos pusimos delante de nuestro Zeus y intentábamos pararles con gritos y patadas, pensamos en votar a nuestro perro a un jardín de una de las casas alrededor pero los muros eran demasiado altos.


 Les gritamos muy fuerte que no, con la postura y las manos, para prohibir que se acerquen sin escucharnos fueron a por nuestro Zeus, Zeus estaba atado, el Pitbull cogió de la nuca, el otro de la cadera, pienso que si mi perro no hubiese estado sujeto se lo hubieran llevado entre los dos.


 La lucha por salvar a nuestro perro empezó, los pateábamos, les dábamos a puñetazos y nada. Buscábamos algún objeto algo que pueda servirnos pero tampoco había nada en la calle. Gritábamos pidiendo ayuda, luego de unos minutos luchando y gritando, salieron vecinos pensábamos que nos ayudarían pero no. No se acercaban, ni con un palo, ni con agua, en ese momento lo único que deseábamos era que alguien de alguna manera nos ayudara, porque iban a matar a nuestro perro, delante de nosotros y de ellos sin que se podía hacer mucho.


 Mi marido cogió al mas pequeño de la cola, logrando que soltara a Zeus y lo lanzó a la pared de una de las casas. En ese momento el Pitbull que tenia sujeto a Zeus de la nuca lo soltó, iba a cogerlo cuando vinó a por el otra vez. Zeus ya no luchó, se entregó. Mis lagrimas salían de la impotencia, pensé que lo perdería, que lo matarían ahí delante de mi, vi la sangre que salían de uno y otro lado. Decidí golpearlo en los ojos, sabia que era peligroso, podía quedarme sin una mano o un brazo, pero este perrito es parte de mi familia y lo iba a ayudar hasta el final y en respuesta el pitbull le incó los dientes en el abdomen una tras otra mordida ante los gritos de ayuda y las patadas. Esto resultó en más de 30 mordidas.


 La falta de empatía de la gente nos sorprendió. Primero pasó un coche y no paró, luego otro que intentó ayudar bajando a dar un par de patadas, estábamos en medio de una calle dentro de una urbanización. Mi marido cogió de nuevo de la cola al pitbull grande y logró que soltara a Zeus, sentí un alivio y pedí ayuda a este sr. pero arrancó su coche y me dejó, se fue, mientras el otro perro me perseguía para intentar acabar con Zeus. Yo no dejé que se volviera a acercar, me puse en la acera de enfrente y justamente bajaba un vecino en coche que salió, yo me caí, me quedé sin respiración, de tanto gritar pidiendo ayuda o quizás por los nervios. El vecino cogió de la soga a Zeus y se lo llevó fuera del alcance de todos, apenas podiá caminar el pobre.


 Mientras mi marido se quedaba sujetando al perro más grande, el pitbull, hasta ese momento casi 20 minutos después nadie quisó ayudar. Un vecino nos gritó diciendo que ya llamaron a la policía alguien que supo de quien era estos perros llamó y vinó una señora sin una cuerda sin nada y le dijo a mi marido que lo soltara …. .. sin comentarios al respecto… Sólo decir; ¿cómo soltar a un perro tan agressivo y peligroso? Para que atacara a el ese momento? Una sra. testigo de una casa cercana le dió una soga de estrangulación a esa señora. Nos enterabámos después que era la madre del dueño, está logró atarlo y llevarselo. Minutos despues llegó la Guardia Cívil. Que pasó después lo contaré en un futuro blogpost. El juicio tendremos en unas semanas.